Cueva de los Franceses

Ubicada en el término municipal de Revilla de Pomar,muy cerca de Aguilar de Campoo, está incluida en el Geoparque de Las Loras y en el espacio protegido de Covalagua, declarado por la UNESCO desde el mes de Mayo de 2017. Recibe este nombre porque en ella se depositaron desde un orificio en la parte superior, los cuerpos de los soldados franceses muertos durante las batallas allí disputadas durante la guerra de la Independencia sobre el año 1808. Tiene un recorrido aproximado de 1000 metros visitables y se encuentra asentada en zona de páramo calizo dentro del páramo de La Lora. Cuenta con una sala de recepción de visitantes justo a su entrada y una sala de proyección de video divulgativo sobre la cueva y su zona. La característica principal de la cueva es su gran belleza en estalactitas, estalagmitas y columnas, también es llamativa la cubierta que tapa la sala de recepción de visitantes así como la entrada a la cueva.

La prehistoria, tiene algo que ver con los soldados franceses, aquellos soldados de Napoleón que intentaban dominar España, se encontraron con un destacamento de húsares cántabros al mando del General Porlier. Poco se imaginaban que esta cueva de formación Kárstica sería su última morada. Perfectamente conservada, ha llegado hasta nuestros días y podemos visitarla y observar estalactitas, estalagmitas y coladas que surgen de los mantos calcáreos a lo largo de casi un kilómetro de recorrido. Además de la cueva, desde el mirador de Valcabado se domina una vista impresionante sobre el Valle de Valderredible y la Reserva Geológica de las Loras.

A un kilómetro y medio de la cueva, se encuentra el Menhir de Canto Hito, un monolito de piedra caliza de gran altura. Miles de años contemplan estos parajes habitados por nuestros antepasados desde el Neolítico.