Murallas de Támara de Campos

Como muchas villas tenían sus murallas, Támara era una de ellas, conserva algunos lienzos y dos de sus puertas. Dispuso la villa de castillo que sólo queda su iglesia y que perteneció a la orden de San Juan de Jerusalén. Una construcción que corresponde al siglo XI, de gran altura con un grosor de metro y medio, realizado en tapial y recubierto en sillería. Disponía de cuatro puertas en arco, sólo dos de ellas se conserva. Parte de la Puerta de San Miguel y la Puerta del Caño, que sobresale de la línea del lienzo. Se accede por un arco ojival seguido de otro rebajado, disponía de rastrillo para la defensa. Se añadió unas hileras de ladrillo que ha sido resultado de una mala restauración.