Santoyo Catedral

La advocación de este templo es a San Juan Bautista. Su edificación comienza en la segunda mitad del siglo XV, sustituyendo un antiguo templo románico y finaliza con la cabecera en los primeros años del siglo XVI. Es un templo que destaca del exterior por su torre almenada que da un aspecto de fortificación y su pórtico con su decoración plateresca que se le atribuye a Diego de Siloe. Su interior dispone de un espacio diáfano de tres amplias naves separadas por esbeltos pilares octogonales que soportan bellas bóvedas de crucería. Sorprende su magnífica capilla mayor, su bóveda estrellada poligonal de gran interés desde punto de vista arquitectónico y su retablo mayor de siglo XVI, el mejor ejemplo de retablo renacentista. Su sotocoro con su bello artesonado policromado que data de finales del siglo XV.