Museo de las abejas

Museo de las abejas
Museo de las abejas
Museo de las abejas

PROXIMA APERTURA EN CASTREJÓN DE LA PEÑA

Museo de las abejas .Según la toponimia, Castrejón de la Peña era un lugar con fortificación defensiva, que seria La Peña. Del primitivo castro que dio nombre a la población, solo perdura una pequeña plataforma rodeada por un muro a ras de suelo. El municipio ya estuvo habitado en la edad del bronce, como demuestra la aparición de un hacha de bronce en Roscales de la Peña.

En época prerromana, ocupaban estas tierras los cántabros y en los siglos I y II hubo un asentamiento romano en Cantoral de la Peña. Aparece mencionada la localidad por primera vez en el documento de 916 por el que Ordoño II señala los limites del Obispado de León, formando parte del limite oriental del mismo. Castrejón de la Peña fue la cabecera de una pequeña circunscripción perteneciente a la Merindad de Saldaña.

Tambien fue cabeza de un Arciprestazgo en la provincia y Diócesis de Palencia, que integraba 12 pueblos. Castrejón y sus pueblos ya son citados en la documentación de San Román de Entrepeñas, en abril de 1115.

Según el Becerro de las Behetrías de Castilla, a mediados del siglo XIV era el lugar solariego. De Juan Rodriguez de Cisneros, Fernando Garcia Duque, del hijo de Diego Ordoñez con el mismo nombre. De los hijos de Juan Diaz de Llantudiella.

EL FASCINANTE MUNDO DE LAS ABEJAS

En 60 cuadros-paneles, con alrededor de 4000 sellos pertenecientes a 150 paises, se muestra el fascinante mundo de las abejas.

CONTENIDOS DE LA EXPOSICIÓN MUSEO DE LAS ABEJAS

La exposición esta estructurada a modo de libro, en once temas generales, divididos en varios capítulos. Recogen los aspectos mas significativos del mundo de las abejas. La colmena, sus habitantes, el apicultor, la polinización, los productos de la colmena. La religión, apicultura, arte y heráldica, la abeja en los cuentos y curiosidades apícolas.

Vitrinas con monedas, medallones y jetones de diferentes paises y años. Representando el ahorro, el trabajo abnegado, el progreso económico o haciendo referencia a Artemisa, diosa griega de la naturaleza.

Libros antiguos sobre la vida de las abejas

Diferentes miniaturas realizadas en barro, mimbre y madera, sobre el tema de la apicultura llenan las vitrinas. Colgada de las paredes, se muestran igualmente gran cantidad de fotografías y cuadros con colmenares tradicionales. En las monedas griegas, en el anverso, solía aparecer la efigie de la diosa Artemisa. El reverso, la imagen de su emblema sagrado, una abeja.

QUE SE PUEDE VER

Alrededor de la exposicion aparecen varias vitrinas con diferentes artilugios relacionados con las tareas apicolas, pines, ahumadores, prensas, diferentes tipos de colmenas, escriños, cepillos, caretas, extractores…

RINCON INFANTIL

Disponemos de una estancia especialmente adaptada para el uso infantil, con mesas y taburetes que facilitan la realización de actividades y juegos que tratan de acercar a los mas jóvenes al mundo de las abejas.

Además, existe la posibilidad de organizar otra serie de actividades fuera del Museo, como visitar en pequeños grupos algún colmenar en activo.

Por tanto, para dar una mayor difusión al mundo de las abejas, el museo ofrece la posibilidad de abrirse al exterior.

Organizando exposiciones en centros educativos o salas de exposiciones en otros lugares ya que la exposición itinerante es fácil de transportar.

LA RUTA DE LOS COLMENARES DE CASETA

Muy numerosos antaño en nuestros pueblos como Buenavista de Valdavia, Barriosuso, Pisón de Ojeda, Roscales de la Peña, Báscones de Ojeda, Respenda de la Peña, Cornoncillo, Valderrabano. Estos entre otros y que aun mantienen en pie estos colmenares tradicionales. La mayoría de ellos están abandonados, invadidos por una vegetación salvaje o saqueados por caminantes sin escrúpulos. Hoy día se esta perdiendo la forma en que se practicaba la apicultura tradicional. Sin embargo, en algunas zonas, especialmente en el norte de la provincia de Palencia, algunos colmenares de caseta aun siguen activos. Aunque su rentabilidad es menor e inferior la calidad de la miel, algunos apicultores simultanean este sistema de apicultura con el moderno de colmenas movilistas.

Paisaje Rural

En cualquier caso, pensamos que estos colmenares no deben desaparecer. En primer lugar, porque son autenticas reliquias de la arquitectura popular que configuran el paisaje rural y en segundo lugar porque debido a su dispersión, cumplen una función polinizadora esencial tanto para las plantas cultivadas como silvestres.

Además, ahora que las tradiciones locales y lo ecológico están en auge, se pueden organizar actividades que compaginen el senderismo y la visualización de estos colmenares asentados en parajes realmente bellos. Seria otra forma diferente de ocupar el tiempo libre en algo curioso y ejemplarizante pues las abejas, en efecto nos dan ejemplo permanente de sosiego, de laboriosidad, de respeto a la naturaleza y de entrega desinteresada.

No existiendo figuras legales especificas de protección y no aplicándose medidas genéricas para este patrimonio etnografico no catalogado hasta la fecha, desde aquí queremos desvelar estas construcciones de uso apícola que permanecen olvidadas o con escasas iniciativas publicas y privadas para su restauración y puesta en valor como elemento cultural arquitectónico del que poca gente tiene constancia de su existencia y de su uso.

(Textos: Felix Herrero y Luís Viloria)