Palencia

Palencia

Catedral de Palencia

Catedral de Palencia

Una ciudad para ser paseada

La capital palentina es una ciudad llena de atractivos que en muchos casos están por descubrir para la mayoría de los viajeros. Uno de los ejemplos más destacados es su Catedral, denominada «La Bella Desconocida«. Fue erigida sobre una primitiva iglesia visigótica sobre la que aún se conservan restos de la cripta. Esta, alberga la figura del patrono de Palencia, San Antolín. Unas reliquias que tienen una curiosa leyenda: estando un día de caza el Rey Don Sancho, se desvió en busca de un jabalí que había visto esconderse en una gruta; una vez dentro, cuando se disponía a abatirlo, el brazo del monarca se paralizó, lo que indicaba que estaba en lugar sagrado que custodiaba las reliquias del Santo francés San Antolín.


Booking.com

 

El Museo de Palencia, básicamente ocupado por piezas arqueológicas, se ubica en la Casa del Cordón, único monumento civil renacentista en la ciudad. Uno de los elementos más significativos de la capital palentina son sus soportales, que recorren la Plaza y la Calle Mayor.

Para ver Palencia desde arriba nada mejor que subir hasta el Mirador del Otero, con el imponente Cristo del Otero obra de Victorio Macho presidiendo y un Museo dedicado a este escultor de la tierra.

Una provincia para ser recorrida

Palencia es una provincia de interior situada en el Norte de España. Sus grandes diferencias paisajísticas hacen de ella un lugar sorprendente para el visitante que además conjuga arte, naturaleza y gastronomía.

La ruta Jacobea discurre durante 70 kilómetros por la provincia palentina. A lo largo de su recorrido va dejando una imborrable huella de arte que sale al paso del peregrino.

Uno de los grandes hitos del Camino de Santiago a su paso por Palencia es Fromista, conocida como la Villa del Milagro. Su iglesia de San Martín del siglo XI, es uno de los mejores ejemplos de arquitectura románica de todo el mundo.

Carrión de los Condes fue uno de los principales puntos de atención del Camino en la época Medieval, con sus numerosos hospitales, monasterios e iglesias.

La Montaña Palentina es uno de los espacios más visitados de la provincia. Uno de sus enclaves más singulares, son las denominadas Fuentes Carrionas, dentro del Parque Natural Fuentes Carrionas-Fuente Cobre Montaña Palentina, un gran espacio de 80.000 hectáreas con fauna y flora autóctonas.

Otra frontera natural entre Cantabria y la Meseta es el centro de la Montaña Palentina. La Peña, en la Sierra del Brezo.

Las cuevas y los embalses se distribuyen por todo el norte de la provincia de Palencia. En torno a Aguilar de Campoo, se extiende la zona más baja de la Montaña Palentina, donde predominan las áreas agrícolas frente al paisaje ganadero de la parte alta.



Booking.com

 

Para comer

 

Qué ver

Más cosas

Sorprendente para todos, es el número de pantanos y embalses que atesora y que riegan una gran parte de la zona Norte del país. Por el contrario, el Sur, llano y cerealista. Llama también la atención por sus bellas poblaciones y sus recursos artísticos que van del Románico al Mudéjar pasando por el arte Visigodo y Judío.

Una amalgama de culturas tanto en el norte como en el Sur, que han dejado huella, unos vestigios que se combinan con uno de los tramos provinciales más largos del Camino de Santiago. También por el serpenteante paso del Canal de Castilla, la mayor obra de Ingeniería realizada en España hasta la fecha.

Por todo ello, Palencia es esencia, cada Comarca y cada pueblo encierran una historia que todos debemos conocer y apreciar.

Territorio MONTAÑA PALENTINA

LAS LORAS

Es la zona más baja de la Montaña Palentina. Tiene como centro de gravedad a Aguilar de Campoo. Presenta una geografía de transición entre las cumbres cántabras y la planicie de Tierra de Campos. Empiezan a imponerse aquí las abiertas superficies agrarias en contraste con el paisaje ganadero de arriba. A pesar o tal vez a causa de esto, exhibe una riqueza orográfica, fluvial y de configuración de terrenos y paisajes capaz de deslumbrar a los que se sumergen en él.

Las Tuerces y el Cañón de la Horadada, Covalagua y el mirador de Valcabado, o pueblos como Gama, Villanueva de Henares, Mave, Revilla de Pomar, son tan solo una muestra de un espléndido inventario de vistas y de visitas. Aguilar de Campoo, con espesor histórico y artístico sin parangón en toda esta cartografía, ha creado un amplio radio de influencia en estilos de construcción. También en vestigios de arte y en modelos administrativos.

En su contorno físico saltan a la vista varios puntos de referencia: el Castillo, de cinco torreones, encaramado en un alto que lo hacía inexpugnable. Los restos de la muralla, con seis admirables puertas (de Reinosa, de la Tobalina, del Paseo Real, del Portazgo, de la Cascajera, y de San Roque). La presencia de casonas de palacios con una profusión infrecuente heráldica. Acreditan una historia de intensa gestión política.

Las Loras

«DESDE EL AÑO 2017, LAS LORAS FORMA PARTE DE LA RED MUNDIAL DE GEOPARQUES DE LA UNESCO»

El recuperado Monasterio de Santa María La Real (Premio «Europa Nostra») es como una antología de los momentos de historia y de arte más estelares de Aguilar de Campoo. Pero también la Colegiata de San Miguel, obra final de dos épocas y varios estilos (Visigótico, Románico y Gótico) a la que se añade como remate de lujo una espléndida torre Herreriana. Y la pureza también Románica de la Torre de Santa Cecilia. Sin olvidar el armonioso conjunto del Monasterio de Santa Clara donde las monjas clarisas entre rezos y meditaciones, elaboran una exquisita repostería. Deambulando por las calles del núcleo más genuino de la Villa, hay que detenerse ante las casas de un inusitado esplendor constructivo. El Palacio de los Manrique, los Marqueses de Aguilar de Campoo, la casa de los VII Linajes, la casa de los Marcos Gutierrez o la de los Velarde.

De un modo u otro, todos estos caminos se abren o desembocan en la Plaza Mayor. De generosos soportales, presidida por la Colegiata y ornamentada en uno de sus tramos por un lienzo corrido de galería y cristal, verdaderamente espléndido. Comercios, bares, oficinas bancarias y entidades de servicios, se han posicionado apretadamente en su perímetro, convirtiéndola en un foco de intensa concurrencia. El embalse es otro punto de atracción hacia el que convergen en el buen tiempo excursionistas, amantes de la playa y aficionados a los deportes náuticos