Baños de Cerrato

Baños de Cerrato

Cosas que hacer - general

Baños de Cerrato

Joya visigoda

Baños de Cerrato . A siete kilómetros de Palencia y a tres de Venta de Baños, este pequeño pueblo alberga la iglesia más antigua de España. San Juan de Baños, mas de 1375 años la contemplan, uno de los lugares imprescindibles para visitar y admirar. Uno de los templos visigodos más importantes del país.



Booking.com

Para comer

Qué ver

BAÑOS DE CERRATO

Esta pequeña población situada al Sur de Palencia y que pertenece al municipio de Venta de Baños, dentro  de la comarca del Cerrato.  Dista apenas 6 km de Venta de Baños y 12 km de su capital.

En Venta de Baños podemos admirar el monumento más importante y representativo del arte hispano – visigodo como es su Basílica de San Juan de Baños. Construida en el año 661 por el rey Recesvinto. En la actualidad ha sufrido muchas reconstrucciones y modificaciones pero siempre se ha respetado su estructura externa y leemos esos caracteres del arte visigodo.

Muy cerca se encuentra la fuente visigoda, según la leyenda dio origen a la realización de la basílica tras sanar Recesvinto tras beber sus aguas.

La Iglesia de San Martín de Tours, la iglesia parroquial, fechada en las postrimerías del siglo XVI. Cuenta con algunos restos que se pueden encuadra en el siglo XIV.

                                                                                                             

VALLE DEL CERRATO

Baños de Cerrato es un pueblecito de larga historia en el que los romanos acondicionaron un manantial de aguas con cualidades curativas, construyendo unas termas. De ahí el actual nombre de la pequeña agrupación urbana, Baños de Cerrato de condición agrícola, que ha sentido el tirón industrial y ferroviario de Venta de Baños.  Como su nombre indica, fue siempre una mera dependencia de aquélla, asomada al camino que quedaba un poco a trasmano del lugar de las aguas sanadoras.

Cuenta la leyenda que el rey godo Recesvinto pasó por Baños enfermo y decidió hacer una cura de aguas. Sanó y ordenó erigir un templo dedicado a San Juan Bautista. La basílica de San Juan de Baños terminada en el año 661, según reza una inscripción en caracteres visigóticos.  Se ha conservado hasta nosotros, librándose incluso de la destrucción que llevaba consigo Almanzor. Él en sus repetidas racias veraniegas por los campos reconquistados por los cristianos, tenía en mucho a San Juan Bautista y respetaba los templos dedicados a él.

SAN JUAN DE BAÑOS, en Baños de Cerrato

La iglesia-basílica  de tres naves, tiene unas dimensiones modestas, que no lo eran tanto en su época y en su lugar. Se insiste en que esta basílica, como en la cripta visigótica de San Antolín – de la misma época-, se aprovechan columnas romanas. Más creíble resulta que se trate de influencias culturales. A las que los invasores godos eran muy sensibles que pueden proceder no sólo de Roma, sino también de Bizancio.

La fábrica del templo de Baños de Cerrato no ha podido librarse de modificaciones en casi millar y medio de años de presencia. Afortunadamente en todas ellas se ha respetado la nave central con sus columnas y la cabecera de las capillas. Al menos el interior, conserva una apariencia que no dista demasiado de la original y nos permite recibir, con emoción un poco escalofriada, su mensaje cultural y estético en Baños de Cerrato.

 

Villamuriel de Cerrato conserva, en aceptable estado, uno de los templos románicos de más porte de la provincia. Antiguo convento-fortaleza de los templarios, levantado a principios del siglo XIII. En el que todavía se aprecian los torreones que pregonan su carácter de fortaleza guerrera. No se conservan, sin embargo, el claustro y otras dependencias abaciales que estuvieron adosados a la fachada sur, según hacen presumir evidentes indicios.

En el siglo XIV pasó a depender de la catedral de Palencia, que hizo de la Abadía y de los frescos que la rodeaban un lugar de descanso.

MÁS SOBRE VILLAMURIEL

Leemos en la Silva Palentina que el 15 de septiembre de 1520, con ocasión de las revueltas comuneras, «hombres revoltosos y amigos de escándalos» convocaron «a campana tañida» a los palentinos, que se armaron, recorrieron los cinco kilómetros que separan la capital de Villamuriel e incendiaron los muy buenos apartamentos del obispo y derribaron parte de la solidísima torre del templo.

Es posible que arranque de este hecho la desaparición de las dependencias de la abadía y la reconstrucción definitiva de la parte superior de la torre, de estilo herreriano, que se concluyó en 1601.

UNA GRAN IGLESIA

Se trata de un templo de tres naves, de traza muy similar a otros de la orden del Cister, como el de Valbuena de Duero (Valladolid), con capillas absidiales cuadradas. En el interior, de limpia belleza, impresiona la solidez de los altos pilares y el recio carácter de los arcos apuntados y de las bóvedas de crucería, con nervios muy resaltados, que le confieren cierto aire gótico, más aparente que real, pues la manera de hacer no deja de ser románica, aunque se utilicen ciertos elementos constructivos que cobrarán todo su significado más adelante, tras un proceso de evolución mental y artístico. Un interesante y original cimborrio de dos cuerpos, con dos órdenes de ventanas, permite que la cabecera del templo se inunde de suave luz cenital.

 

Lamentablemente no hay alojamientos en este lugar en este momento.

Lamentablemente no hay ofertas de lugares visitables en este lugar en este momento.